‘Sé lo que hicisteis el último verano’: la serie de Amazon arrincona el terror en beneficio del drama adolescente

‘Sé lo que hicisteis el último verano’: la serie de Amazon arrincona el terror en beneficio del drama adolescente

El gran éxito de ‘Scream’ disparó el interés de Hollywood hacia el slasher, un subgénero que había dominado el cine de terror durante los años 80. Uno de los títulos más populares que surgieron a rebufo de la película de Wes Craven fue ‘Sé lo que hicisteis el último verano’, cinta que incluso compartía guionista con las andanzas de Ghostface

‘Sé lo que hicisteis el último verano’ partía de una novela de Lois Duncan que ahora también ha servido como referencia para una serie de Amazon con el mismo título que la plataforma estrena este viernes 15 de octubre. El público tendrá acceso entonces a sus cuatro primeros episodios, los mismos que ya he tenido la oportunidad de ver, quedando muy poco satisfecho con el resultado.

¿Para esto?

Una de las claves del slasher es que tendían a ser películas muy directas: un grupo de adolescentes, un asesino y una masacre. Luego había títulos que cuidaban algo más el desarrollo de los personajes, el misterio o la atmósfera. Cualquier opción era válida si había alguien detrás que sabía cómo manejarla, pero en el caso de la serie de ‘Sé lo que hicisteis el último verano’ parece que el principal interés de la serie de Amazon son subtramas adolescentes con un interés de lo más limitado.

De hecho, los saltos temporales entre lo que sucedió hace año y la situación actual son bastante numerosos, algo que se aprovecha más para incidir en el contraste en la personalidad de su protagonista que para cualquier otra cosa. Es verdad que así también se intenta dar algo más de profundidad al resto de personajes principales, pero lo que se aporta son vaivenes más propios de una serie adolescente aleatoria que lo que uno esperaría de una puesta al día de ‘Sé lo que hicisteis el último verano’.

Eso sí, el problema en sí no es tanto reducir el terror y el suspense casi a la mínima expresión -hay pequeños fogonazos de violencia aquí y allá, pero tampoco son especialmente memorables y para nada compensan la frustración reinante el resto del tiempo- como que lo que se ofrece por esa vía es monótono la mayor parte del tiempo. Y cuando se añade algo de picante -pocas veces, ya os aviso-, uno ya está tan cansado de la serie que poco importa.

Monótona

Confieso que no tenía muchas esperanzas en que pudiera salir algo al menos entretenido de ‘Sé lo que hicisteis el último verano’, ya que el formato serie no me encajaba para nada con esta historia. Lo que sí confiaba es que alguna de las novedades mereciera la pena, pero a la hora de la verdad se apuesta todo a una carta -profundizar en cómo cambió a los personajes el accidente que tuvo lugar el año antes- sin aportar nada memorable.

Hay traiciones, más dosis de sexo que en cualquier slasher de Hollywood de segunda mitad de los 90, cambios marcados de personalidad y más elementos que sobre el papel deberían haber aportado más riqueza a la serie. Digo sobre el papel, porque a la hora de la verdad todo se siente como una versión desgastada de lo que podría haber sido.

Tampoco ayuda que la aportación del reparto tienda a lo irrelevante, quizá con la excepción de Madison Iseman, joven actriz vista previamente en cintas como ‘Jumanji: Bienvenidos a la jungla’ o ‘Annabelle vuelve a casa’. Al menos ella tiene más con lo que jugar, logrando que algunas escenas sobresalgan por encima del resto. Ojo, esto solamente quiere decir que son menos deficientes, no que realmente te lleguen a atrapar.

En resumidas cuentas

Siempre queda la esperanza en que mejore, ni que sea porque su lado más terrorífico tiene que crecer en importancia sí o sí antes de que la serie llegue a su final -porque prefiero ni siquiera valorar la posibilidad de que estiren la historia más allá de una temporada-, pero me da que muchos ni siquiera van a llegar hasta ahí. Hay demasiadas opciones para ver como para quedarte con una serie con un arranque tan flojo que por ahora es más aburrida que cualquier otra cosa, y eso es especialmente imperdonable.

Fuente: Espinof

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *