‘Dexter: New Blood’ (1×03): réquiem por un ciervo blanco en un episodio en el que la serie coge fuerzas

‘Dexter: New Blood’ (1×03): réquiem por un ciervo blanco en un episodio en el que la serie coge fuerzas

La vida tranquila de Jim Lindsay se está volviendo de lo más estresante por momentos como demuestra el tercer episodio de ‘Dexter: New Blood‘ en el que la investigación en torno a la muerte de Matt sigue incomodando a nuestro protagonista.

Por cierto, a partir de aquí spoilers del tercer episodio de ‘Dexter: New Blood’.

CSI Iron Lake

Por dónde comenzar. El plan de despistar al personal (policía, padre, curiosos) en torno a la desaparición de Matt se encuentra con un imprevisto: el bosque cuenta con cámaras térmicas y estas demuestran que había dos personas ahí. De repente, la hipótesis de fuga por haber acabado con un animal protegido se convierte en investigación por posible asesinato, más aún cuando el experto CSI localiza sangre humana y reconstruye casi al milímetro lo que debió pasar.

Con ese deja vu a los tiempos en los que era Dexter Morgan el que leía estas escenas del crimen en la policía de Miami, el asesino tiene doble misión: desviar todo lo que pueda el rastro y, en cuanto pueda, deshacerse del cadáver. Claro, ahora tiene una vida familiar, con novia e hijo, que no puede descuidar.

Hablando de hijo, en este episodio Harrison se ve integrándose en el instituto y ya vemos algunos de los impulsos de los que ya vimos advertencia en el primer episodio. Casi da un poco de pena (por cliché, no por otra cosa) que usen una subtrama de chaval al que acosan en el instituto para mostrarnos este lado. Bueno, el suyo y el del pobre Zach, que tiene fantasías oscuras.

Por otro lado, tenemos una nueva vista del villano de la temporada donde vemos cómo dejar ir a su sintecho secuestrada solo para apuntarle con un rifle y matarla. El que Dexter escuche el disparo muestra que está en los alrededores de Iron Lake. Su identidad es algo que todavía se nos escapa, pero si suponemos que le conocemos el tema estaría (por su aspecto) entre Kurt Caldwell o Edward Olsen. Personalmente me inclino por el segundo.

David McMillan, el guionista del episodio, diseña junto a Sandfor Bookstaver (el director) un tríptico fúnebre bastante interesante que nos acompaña en los minutos finales del episodio: el “funeral” por el ciervo blanco que ofrecen los indios; el embalsamamiento (que a mí me ha llevado directo ‘A dos metros bajo tierra’) de la joven; y la incineración de los restos de Matt.

Nos despedimos con una noticia inquietante, con Kurt borracho asegurando que ha tenido una videollamada con su hijo. Algo que, como todos sabemos, es imposible. Si bien no descartamos que sea simplemente una alucinación de un beodo, teniendo en cuenta que en este episodio se ha explorado un poco el tema de las nuevas tecnologías, mi teoría es la de que es un deepfake. Pero hasta que no sepamos más, me temo que se queda en una simple hipótesis.

En definitiva, la nueva temporada de ‘Dexter‘ va cogiendo por fin un poco más de energía e interés que en los episodios anteriores. De la somera intriga vamos pasando, poco a poco, a algo más. Veremos en qué deriva todo.

Fuente: Espinof

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *